NOTICIA | 2017-03-29 21:06:00
El Senior 'B' cree hasta el final para sumar los tres puntos antes de visitar al líder

Agónica victoria la que consiguió nuestro Senior 'B' en su último partido liguero ante el C.D. San Viator (3-2). El encuentro, que se decidió en los instantes finales gracias a los goles de Edu Guerra y Esneider, permite al equipo afianzarse en la segunda posición y demostrar, una vez más, que el Betis San Isidro nunca se rinde.

Conscientes de la importancia de los puntos en juego, la primera parte transcurrió sin ocasiones claras de gol en un choque en el que se impusieron las defensas con gran solvencia. Así, tras un par de acciones de peligro en área rival, los béticos pasaron a dominar el balón y a realizar transiciones rápidas en todas sus líneas.

Con la segunda parte en marcha, ambos equipos comenzaron a estirarse y las oportunidades de gol no dejaron de sucederse. El San Viator 'B', muy serio durante todo el encuentro, se adelantó en el marcador desde los 11 metros en el minuto 53, una penalización que tornó en favor de los verdiblancos instantes después para conseguir la igualada a través de Edu Guerra. Con tablas en el luminoso, y a 10 minutos del final, el conjunto visitante continuó apretando y aprovechó un rápido contra-ataque para firmar el 2-1 con un disparo imposible para Uda.

De ahí al final, el Betis sacó a relucir su ADN, unas señas de identidad por las que la plantilla no para luchar hasta el último segundo. Y el premio no pudo ser mayor. (90') Primero, Edu volvió a batir al portero con un golpeo seco dentro del área. Y poco después, en el 92, el equipo presionó la salida del balón para conseguir lo que parecía imposible: dar la vuelta al marcador. Esneider, tras un gran centro desde la banda, remató al fondo de la red para deleite de una afición volcada con su C.D. Betis San Isidro.

Con esta victoria, la decimoséptima en lo que va de campeonato, el cuadro verdiblanco se afianza en la segunda plaza con 54 puntos, sólo superado por su próximo rival, la Unión Deportiva Usera. El partido, que nos enfrentará el próximo domingo al único equipo invicto en su campo (13:10 horas), podrá acabar con un resultado u otro... pero no influirá en la premisa principal de este equipo: trabajo y humildad como forma de vida.